CONTRAPOETICAM SMALL

23 de agosto de 2008

INTRUSIONES DE LAS QUE NO SOY AMIGO

Hay intrusos de los que no suelo ser amigo. Intrusos que serán siempre intrusos, que nunca han aprendido a ser otra cosa que intrusos para los demás. Intrusos que aniquilan, que ensucian, que arrebatan, que dañan, en actitudes que son fiel reflejo de sí mismos, de lo que persiguen, de lo que les mueve en la vida o de lo que no les mueve. La intrusión no puede ser hermosa en ningún caso, porque no se puede imponer la fealdad sobre la hermosura indefensa. Que se vayan los intrusos, que no aparezcan nunca por los sitios que no son suyos.

32 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

Una cosa es ser intruso y otra maleducado, y no tienen por qué coincidir. Por ejemplo, yo soy educadísima (y no tengo abuela, obviamente), pero también quiero intrusármete ;-).

Biquiños, Om, y bienvuelto.

Omaha Beach Boy dijo...

Gracias, Fauve, se me olvidaba comentar el matiz de mala educación que supone que alguien deje colillas de tabaco en la arena de la playa o en cualquier otro terreno de la naturaleza o de la ciudad. En este caso, para mí sí coinciden intrusión y mala educación, y para la arena, si tuviese vida y pudiese protestar por sí misma, no te digo ya nada.

Qué hartura del verano cuando tienes que soportar esas otras intrusiones, el/la fulano/a que se fuma el típico cigarrito o un porro en la sombrilla de al lado, los restos de carbón de las barbacoas, los trozos de vasitos de plástico roto... menos mal que la mala impresión que dejan estas intrusiones termina esfumándose con un buen baño.

Por cierto, los comentarios nunca son intrusos, salvo los de spammers, los spammers siempre son intrusos y serán intrusos, y tus comentarios, Fauve, son siempre bienvenidos. Nada que ver con el spam.

Se va acabando el verano, Omaha cada vez tiene menos tiempo para sus customizaciones y todo eso...
qué pronto se pasa lo bueno.

Candela dijo...

Mira, las colillas en la playa me dan rabia, pero prefiero eso a encontrarme raspas de pescaílla, trozos de mojama y restos de burgaíllos o de coquinas. Eso me da realmente ASCO. La gente es mu guarra.

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Hace bastantes años, cuando aún fumaba, fui a Interlaken (Suiza) de camping. Tiré una colilla al suelo y una señora me llamó la atención. Por supuesto, la recogi y me disculpé. Conozco pocos paises tan limpios como éste...¿Alguien se imagina esta escena en España?

ybris dijo...

Publicidad en el móvil a horas intempestivas, anuncios interminables que interrumpen una película a cinco minutos de su final, el ruido insoportable de una moto con el escape abierto, la música ajena a todo volumen que no te deja concentrarte en lo que lees o escuchas, la conversación a voces en el móvil del que va a tu lado en el autobús, el humo del puro que te echan a la cara cuando paseas...
Tantos intrusos.
Menos mal que por aquí uno se relaja con tantos bienvenidos.

Un abrazo.

Ana dijo...

Una botella con un mensaje es un intruso en el mar?? pregunto...

Ya estoy de vuelta y aviso... he vuelto con una escritora....

Un beso y feliz vuelta a la normalidad.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Os tengo desatendidos tanto aquí como en vuestros respectivos blogs pero no os creáis que os vais a librar de mí tan fácilmente. Os visitaré en vuestros cubículos, paraísos y antros, sin ninguna duda.

Ahora mismo es que mi parte Omaha tiene poder absoluto sobre mí y yo le doy el beneplácito, porque sigo con mis asuntos madelmaníacos a machamartillo. Lo que estoy haciendo ahora me está llevando mucho tiempo. Mucho.

Espero no obstante estar en plena forma contrapoética en muy poco tiempo.

Ana, en cuanto a la pregunta que haces, yo te contesto: la botella sí es una intrusa, de eso no tengo la menor duda, ahora bien, en cuanto al mensaje de dentro de la botella depende de lo que tenga escrito es un intruso o no es un intruso.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Creo que estamos desviando todos el tema, incluido el autor (aunque quizás él lo que hace es ponerse a nuestra altura, o bien porque es el Dios Om, o porque sigue el dicho de "si no puedes con ellos..."; vete tú a saber.
El caso es que opino que una cosa es el texto y otra la foto, que imagino una metáfora muy bien traída del poema, que sí que es un poema, que sí.

Omaha Beach Boy dijo...

Fauve, comprendo que quieras ponerme a otra altura de la que estoy, pero la foto simplemente dio origen al texto y el texto es lo que es por la foto, el texto para mí no es un poema, sino una manera de dulcificar "literariamente" aquello que me provoca la contemplación de una colilla (o de cualquier otra basura por extensión) en una playa o en otro sitio. Dulcificar con el término "intruso" el primer calificativo que me viene a los labios, llamar "guarro" a voz en grito a todo aquel que deja una colilla en la playa.

Que por cierto, todos los días me doy cuenta de que el mundo está repletito de guarros. Si dieran un euro por cada colilla que me encuentro en la playa.... je je je...

Pues eso, nada más que era llamar "guarros" a los que se lo merecen y posiblemente ni ellos saben que son guarros, a lo mejor se creen incluso seres sofisticados y progres y...

Dentro de los que tiran colillas a la playa los habrá de todos tipos y extracciones, habrá niñatos y niñatas, viejos y viejas, maduros y maduras, habrá lo mismo albañiles que catedráticos de universidad, o periodistas, o sacerdotes, o electricistas... De todo un poco, pero el denominador común: su esencia guarra.

Que la playa siga y perviva sin estos guarros, que se vayan, que no vuelvan a la playa hasta que no hayan aprendido algunas básicas normas de urbanidad y de humanidad.

Que hagan algo bueno en la vida dejándoles la playa únicamente a los que la cuidan y saben disfrutarla. Los intrusos no tienen derecho a aquello que destruyen y ensucian. Así de claro. La playa no es de ellos.

Que se vayan, intrusos... so "guarros"...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Toda la razón del mundo y en todo de acuerdo contigo. Y te "limitas" a poner de manifiesto esa denuncia. OK. Mi mente y mi imaginación desbordante iban más allá, ojalá yo supiera escribir como tú para poder eso: ir más allá.

Por otra parte, ni la educación se refiere a la recibida por instituciones, ni la calidad, categoría o la clase se refiere a la social, sino a la personal. Ser una persona con clase, categoría y educación (o realizarse como tal) no depende del nivel de estudios ni de la situación económica.

Y sí, son molestos, desagradables, intrusos que producen tristeza todos los desperdicios tirados en la naturaleza y también en el asfalto, y todos los pies puestos sobre los asientos frontales de los autobuses, y todos los niños gritando como locos (sus padres tienen la culpa, of course) y los móviles sonando inoportunamente y la gente priorizándolos sobre la tranquilidad de las demás personas y el fuego en los bosques y a lo mejor hasta las moscas en las casas, porque los productos antimosquitos dicen que no perjudican el medio ambiente (así que ellos no son incluídos en el prilegiado círculo de la naturaleza) y las cacas de los perros que sus amos no recogen y los coches en doble fila y los pitidos de los cláxones sonando continuamente y las motos con los tubos de escape rotos y los ladrones y las peleas callejeras y los yonkies y tantos y tantos intrusos que tenemos que soportar a diario.

Yo sigo con mi más allá que no sé explicar, eso que se te cuela dentro y no debería entrar y te molesta como si tú la persona fueras la arena y el "eso" la colilla.

Biquiños, mi querido Om, y saludos a todos.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ya conseguí expresarlo, o al menos acercarme a lo que quería expresar, aunque usando otros medios. Si quieres, puedes verlo en mi blog.

Omaha Beach Boy dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, Fauve, en todo lo que has escrito en el último comentario.

Entre otras cosas, destaco lo de poner las "patas" en los asientos de delante en los autobuses y trenes. Porque los "intrusos", por si no lo sabíais, tienen "patas", no piernas. No hay nada en un medio de transporte público que me suela dar más asco y repulsión hacia la conducta de este "ganado".


Esa metáfora que has empleado en las últimas tres líneas, esa interpretación, ha sido deliciosa. No podría entender mi texto ahora sin esa interpretación tuya.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pues ahora yo no estoy de acuerdo contigo. Y no es ni por pincharte, ni por meterme contigo, ni siquiera por llevar la contraria.
Es que al igual que hay cosas "políticamente correctas" que a mí me parecen personalmente aberraciones (o tonterías, hay niveles para todo) otras expresiones a las que estamos habituados y que sé que no empleaste con ninguna maldad y además tiene sentido ya que se refieren a la falta de tenencia de uso de razón, es que a las personas sin educación se les llame animales.
Los animales son educados, en el sentido de que se comportan como deben comportarse: como está establecido en su ADN, por una parte, y como les enseñan sus padres y/o hermanos, por otra. Es rara la oveja negra que lo sea en el sentido que las personas empleamos para dicha expresión.
Bueno, sé cuál era tu intención al decirlo, sí, ya me repito, pero quería soltar este rollo porque no sé por qué decir blanco está bien, decir negro está mal, a lo mejor hay que decir miembra y se sigue diciendo "animal" (a veces se añade el "de bellota", que me deja atónita) tan impunemente.
Por otra parte, si estás gordo como una vaca, es que estás delgado: nunca he visto una vaca gorda ;-)
(Mira que me gusta desvariar, nunca mejor dicho y en el sentido más amplio).

Omaha Beach Boy dijo...

Fauve, si lo dices por lo de las "patas", yo podía estar refiriéndome también con eso a las "patas" de una silla o de una mesa, aparte de que hay diferencia entre los animales humanos y el resto de los animales.

Con lo cual si entendemos el término "patas" como parte de un objeto y no de un sujeto, lo irracional sigue en vigor.

Yo también pienso en ocasiones que los animales no tienen la culpa de nuestro lenguaje (casi siempre despectivo hacia ellos), de nuestros prejuicios y de nuestros miedos. Fíjate que mi otro alias es Urko, un simio ;)

Con lo cual, no los puedo asemejar a los "intrusos". Los "intrusos" son eso, tiestos, mobiliario... porque teniendo la posibilidad de reflexionar y de mostrar una conducta racional, no lo ejercitan en ningún momento.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Qué bueno, Omi!
Quizás me has pillado en un lapsus, vete tú a saber...
Por otra parte, sigo sin saber si los intrusos son fantasmas o las dos cosas, y si eres el Urko que conocí hace ya tantos años, que eso sólo lo puedes saber tú.
Besitos, muchos.

Urko dijo...

No, Fauve, los intrusos a los que me refiero en mi entrada no son fantasmas. Hace pensar quizá en los "intrusos" de Los otros, fenomenal película española de las que no parecen españolas y que no me canso de ver, aunque por más que lo intente, no puedo dejar de reír en el momento en que el marido de la protagonista principal vuelve de la bruma y suelta esa patochada argumental de "a veces sangro"... Pero en fin.

No, Fauve, desgraciadamente, los "intrusos" de los que hablo no son fantasmas, aunque no quiera decir con esto que me alegrara de que lo fueran... pobrecitos. Son ese tipo de personas que están aún a un paso de serlo plenamente.

Y no soy yo el Urko que crees que conoces de hace mucho tiempo, porque te conozco sólo a partir de Contrapoeticam. Salvo que tú hayas empleado otro alias en un foro en el que yo participara.

Sólo he utilizado el alias de Urko en el foro de Teacuerdas, en el foro de mis amigos de El Cafetín -que no es lo mismo que otro foro de otro café que haya por ahí- y en mi blog Volviendo a lo de ayer. Cualquier otro Urko en principio sólo comparte conmigo el alias.

Besotes.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ay, Omiurkiño, me parto contigo XDDDDDDDDDDD.
Por una parte debo enfadarme (pero no me sale, y eso que tengo mal genio) porque los fantasmas de los que yo hablo son los de la canción de la entrada que te dediqué porque era originada por esta entrada tuya... ¿lo dije bien? Sí, está bien; el que no lo pille que lo vuelva a leer. Por otra, esa peli la vi, sí, y me gustó más de lo que me esperaba, aunque, como me temía, me pareció penosa, es que yo soy muy "así" para las pelis: como no me pueda "meter" dentro, no me gusta. Y basta cualquier detalle (películas de época con vestuarios adecuados pero recién estrenados siempre, que la chica duerma con maquillaje, que el chico no se despeine, que nadie diga ¿que? cuando no ha oido una frase, que todas las frases sean perfectas gramaticalmente en los diálogos cotidianos, que la boxeadora pobre que come de la basura use camisetas nuevas de marca y sudadas por los sitios bonitos...) para estropeármela, ya no consigo "meterme". Aún así hay otras que, con muchos errores o fallos, sí que consiguen que me meta, así que la verdad no sé qué es lo que hace en una peli que consiga eso: creérmela, como si dijéramos. Quizás por eso me guste tanto Woody Allen y las que he vissto de los hermanos Cohen, así como las pelis de los 40-50.
En fin, que te quiero mucho, como la trucha al trucho o más aún.
Algunos de mis innumerables nicks están en mi blog, por cierto, y como bien sabes, al igual que tú estás en todas partes, omnipresente, om, aunque cambies las apariencias (es brooomaaa :P).
Y que me acabo de comprar hace unos días un flamante portátil chulísimo, anda, muérete de la envidia.

Omaha Beach Boy dijo...

No caí en que te refirieses a la canción que habías puesto en tu blog, Fauve. La cosa es que desde que vi Los otros, siempre relaciono las palabras "intrusos" y "fantasmas" de algún modo.

Tenemos, veo yo ahora, más diferencias entre nosotros, Fauve: Woody Allen no es mi director preferido ni con mucho, ni los Cohen tampoco. Como nunca he dejado de ser un crío, me gusta lo que me gustaba entonces... ;)

Y yo me puedo meter, como tú bien dices, perfectamente dentro de muchas películas que tienen errores de todo tipo, incluyendo la de romanos en que el centurión lleva un flamante reloj de la época en que se filmó la cinta... y aun así la peli es toda una obra de arte. El reloj no me estropea para nada la película, que al fin al cabo es una ficción como otra cualquiera, y yo a la ficción le pido que me entretenga, a la realidad ya me encargo de pedirle otras cosas.

Sin embargo, fíjate que también hay muchas películas muy creíbles en las que no me logro meter ni con calzador (hablo de muchas películas españolas -de las bien consideradas, reputadas y premiadas en los certámenes al uso- que me hacen bostezar)

Soy así, no puedo enmendarlo, ni tengo la más mínima intención de remediarme si es que hay que remediarme. ;)

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Ayyyych! Que no nos entendemos (pero cuantísimo me gusta "noentenderme" contigo.
¿Pero no ves que estamos diciendo lo mismo?
No soporto las películas en las que no puedo "meterme", por bien hechas que estén o porque algún detalle que para mí es obvio y para otros no tanto (muchas premiadas y elogiadas por los críticos y/o el público) no me gustan; sin embargo otras, buenas o malas, con esos detalles o no, sí que me gustan porque "me meto"; bueno, no sólo por eso, pero que no encuentro qué es lo que hace que consiga meterme o no, como por ejemplo lo que tú dices del reloj del romano... ¿Por qué a veces me descentra y otras me importa un carajo? (huy, me estáis contagiando los tacos, grrrññ). Bueno, esto que parece que es desviarte tu tema inicial, no lo es tanto: esos pequeños "detalles", cuando me fastidian la película, no dejan de ser intrusos, ¿no? ;-)

Y respecto a los fantasmas en sus dos versiones -los de Los Otros y los de Pedro Abrunhosa-, como ya he visto tu comentario en mi blog y te he respondido, no añado más.

Biquiños, Omiurk.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Que sí, Fauve, que sé lo que quieres decir... pero es que hay temas en los que me gusta dejarme caer específicamente, como por ejemplo en las tan cacareadas bondades del reciente cine español... por ejemplo. Ten en cuenta que hablamos aquí y ahora tú y yo, pero nuestras líneas las leen otros... me gusta provocar a esos otros que se callan...

Pero disiento contigo en una cosa: las películas en las que no logro meterme, me dan igual. No me provocan ningún sentimiento más que el de la indiferencia.

Mi rasero para el cine, lo mismo que para cualquier otra obra de arte, es siempre el mismo. Si me gusta, me vale; si no me gusta, me da igual que la consagren en tropocientos festivales de aquí y de allí... Lo mismo que la literatura, me da igual que un catedrático diga lo que cree que es bueno y crea que eso debe ir a misa, me da igual que se arropen en la creencia (catedrático, crítico de cine, crítico literario... quien sea) de que son profesionales... Aquí lo profesional me trae sin cuidado.
Por eso, si una película no me logra convencer, te juro que no voy a tener remordimiento ninguno, ni voy a pensar que debo hacer un curso acelerado de cine de todo tipo para que me guste lo que no me gusta.

A veces el reloj del romano te descentra, otras no... en el fondo es lo mismo de siempre: si la película te dice algo, te comunica algo, es que se ha logrado esa comunicación, aunque en el proceso comunicativo haya habido "ruidos", como el del reloj del romano. Mira, yo disiento de que el arte tenga que ser perfecto. Cuanto más perfecto es algo, menos artístico me parece, porque es menos humano. Adoro las imperfecciones. La belleza (y a la humana es la que me estoy refiriendo aquí) no es para mí la belleza de los cánones griegos... menuda metedura de pata la de esta gente. Qué ombliguismo el de los clásicos...
Los anuncios de cosméticos se encargan de machacarnos continuamente con la idea de perfección, de simetría, de "deshumanización"... y como saben que están en un error a veces se sitúan del bando contrario y postulan el tema de la belleza real, pero de nuevo para vender, para lo mismo de siempre...

Ahí las intrusiones son la belleza, por ejemplo... nada que ver con el reloj del romano o con la colilla de cigarrillo en la playa... pero es que las intrusiones pueden abarcar tanto, tantas facetas, tantas cosas....

Estoy pensando ahora mismo en algún tipo de intrusión de la que sea amigo, que las habrá, pero en este momento no se me termina de ocurrir ninguna.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Los comentarios con los que no estás de acuerdo o que no interpretan bien lo que dices y te obligan a explicarte buscando otros ejemplos o yendo por otro camino? XD

Yo, como esos profesores que dicen que el diez no existe (en las notas) no creo que exista la perfección, ¿qué es la perfección? ¿No es, como bien dices, perfecta alguna que otra imperfección? Pero entonces sí que existe... Huy, me salgo corriendo de este terreno tan resbaladizo.

Pero no quiero dejar de mencionar la nariz de Letizia, y la polémica que ha suscitado, y todo lo que se podría decir por una simple nariz, ni que fuera la de Cleopatra...

Claro que soy consciente de que nos leen, y si no doy giros a los temas o interpretaciones diferentes, que venga Dios y lo vea (en el que tampoco creo, para mi desgracia), pero no sé por qué creo que tengo la extraña habilidad de callar a todos cuando escribo yo: o se me ignora y se sigue, o se callan todos... Sí, no es la primera ni la segunda vez y, si hace tiempo que me conoces (que sé que sí, como bien sabes que sé :P) serás consciente de que ese hecho ocurre. ¿Por qué? No tengo la menor idea, supongo que el que la tenga no se atreve a decírmelo así que será por algo "malo" o que me pueda ofender, o bien es que nadie lo sabe.
Pero ojalá intervengan más personas, precisamente uniendo este tema al hilo de Luis Antonio sobre saber escuchar... No sigo, que alguien me tome el relevo.

Además, me voy a dormir la siesta. Si, ahora. Soy rarita, ya sabéis.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Por ejemplo, Fauve, por ejemplo esos comentarios, has dado en el clavo.

Bueno, también me gustan los comentarios de gente que viene de pasada, lee el título del blog nada más y me dice que qué bonito es esto y tal y cual, esos comentarios me encantan porque sin ser spam, casi comen en el mismo plato que el spam. Ya sabemos que no sólo de spam vive el hombre... ;)

Para que sea perfecta la imperfección tendríamos que cambiarle el calificativo. ¿Qué te parece en vez de "imperfección perfecta" algo más políticamente (in)correcto como "imperfección adecuada"?

Y si fuera verdad que acallas a los otros cuando hablas, que no lo sé, lo tengo claro: ojalá los demás fueran un poquito como tú...

Candela dijo...

Yo es que me sentia intrusa en esa conversacin bilateral...

FERMÍN GÁMEZ dijo...

¡Pero si Fauve y yo prácticamente estábamos invitando a gritos a que alguien más participara de la charla!.

Candela dijo...

A mi el intrusismo ya me llega hasta la puerta de mi casa. El otro dia, una botella medio llena de fanta en la escalerita de acceso al inmueble. Hace un par de meses, unos vecinos cochinos dejaban los restos de la comida preparaba justo delante de mi puerta, mas de un lunes de mañana al salir para ir a trabajr casi he metido el tacon en un carton de patatas revenías. Y cualquier fin de semana, temprano, es un peligro circular por la calle, sorteando vomitos, restos de comida y charquitos sospechosos. Me da a mi que esos cartelitos que hay cada metro y medio que dicen que son 100 euritos de multa si tiras siquiera una colilla no sirven de nada. Son simples guarros. Claro que qué se puede esperar de gente que huye del agua (no sea que encojan, claro)?

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Bien, Candela, bien! Por fin alguien valiente.
Además voy a pensar que no soy yo la gafe, sino que son los piropos que me lanza Om tan preciosos los que hacen pensar a los demás que podrían interrumpir...
Y si quisiéramos hablar solos, lo haríamos por otros canales supongo.
A ver si sigue entrando gente (juas, yo invito como si fuera mi casa, en fin, a lo mejor es eso también) si digo que no, que no me gusta "imperfección adecuada" porque tampoco me gusta lo adecuado, al menos lo adecuado por sistema si seguimos rigurosamente el hilo tal y como estamos interpretando la perfección o la imperfección. Y, por cierto, esa frase sería políticamente correctísima... :P
Saludos a todos, en especial a Candela ;-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Así que, Candela, los españoles no somos los únicos incivilizados de Europa, qué desilusión... yo que tenía ilusión porque entre la globalización y el afán viajero al alcance de la mayoría podría influir en una mayor concienciación colectiva de civismo...
Bueno, sigo siendo optimista; algún día, quizás, lo seamos o, al menos, mejoraremos.

Candela dijo...

No, hija, no. Mas civilizados no. Si acaso mas "polite" o mas educados, porque primero te piden disculpas y luego te empujan.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Mira, hasta en eso Spain is different: aquí te la juegan y luego te piden perdón llorando...

Cuánto mal ha hecho el gran hermano en nuestra sociedad a fuerza de repetir la frase: "es que como yo soy egoista..." (o lo que se tercie). Qué morro, madre mía.

Guinda de Plata dijo...

Bueno, aquí otra intrusa que se cuela y que no puede estar más de acuerdo con vosotros en todo, especialmente en las guarrerías que se arrojan a la arena de la playa y en las patas de esos animales (con todo mi respeto a los animales de verdad) que ponen sus pezuñas en los asientos de los autobuses, así, con desgana, como diciendo "pero mira qué pose más chula".

ANDAYAAAAAAAAAAAAAAAAAA, ZOPENCOS

Ojalá los pusieran a todos a limpiar.

Besos intrusos,

B.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola, Guinda! Me meto donde no me llaman de nuevo, para decirte ¿intrusa? ¿Besos intrusos? Ya verás la bronca que te va a caer cuando te lea el señor dueño de este blog...

Y perdón por la intrusión :P

(Yo tampoco veo el fondo de cuadritos, tuve que remarcar para poder leer).

Omaha Beach Boy dijo...

¿Belén intrusa? Se me ha adelantado Fauve... pero digo lo mismo...
Te voy a dar un tirón de orejas...

Aquí tú eres siempre bienvenida.

Te he echao de menos.

23 DE NOVIEMBRE DE 2008



    CORTEZAS


    ********************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************


    Adopta lo efímero para que lo demás no sea perecedero.
Resquebrájate
para que lo demás no sufra hendidura.
Súmete en un leve sueño
para que la vida sea
así de constante.


(Fermín Gámez)

25 de febrero de 2013

CONTRAPOETICAM PARA VUESTRO PROVECHO


Os dejo con una serie de frases mías para que las penséis o miréis las musarañas de vuestra habitación si tal cosa os complace más:

  • ¿Quién es tan tonto que defienda un ripio?.

  • ¿Le tienes miedo a la verdad?.

  • Poetastros, unidos, jamás serán vencidos.

  • Sabios aquellos que opinan que la poesía es sentimiento... (Y un cuerno)
  • Comentaos los unos a los otros, hasta el final de los Tiempos.
  • La poesía y la mala poesía son hermanas gemelas.

(Si crees que esto que escribo es mera provocación, es que vives engañándote)
(Si crees que esto es un blog de autoayuda, ¿qué esperas para autoayudarte?)

9 de abril de 2012

SIGO CON MIS SUGERENCIAS

**************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************
En mis propuestas para el día de hoy, os sugiero los títulos de una serie de entradas antiguas que no tuvieron hasta la fecha ni un comentario. Son todos artículos míos publicados en la prensa hace bastante tiempo. Esta vez no os digo de qué van, aunque uno de ellos ya se ve que va a tratar de Emilio Prados. Demasiado obvio el título del artículo.


¡¡¡BOICOTEEMOS EL FÚTBOL!!!

8 de julio de 2012

¡¡¡BOICOT AL FÚTBOL!!! (V)



Las noticias del fútbol ocupan muchísimo espacio y tiempo en los medios de comunicación. Las noticias sobre educación e investigación, poquísimo espacio, poquísimo tiempo, y cada vez menos espacio y tiempo en el futuro gracias a los recortes que los gobiernos aplican -por ignorancia supina- donde no hay que aplicar. El fútbol, sin embargo, sigue sin recortes; intactos, indemnes los señores futbolistas que no suponen nada para el bien de la Humanidad. ¡¡¡Boicot al fútbol!!!

7 de julio de 2012

¡¡¡BOICOT AL FÚTBOL!!! (IV)

Si el pueblo romano hubiese dado la espalda a los juegos circenses, habría habido en la historia más y mejores oportunidades de que ominosos emperadores hubiesen sido derrocados. ¡Boicot al fútbol!

5 de julio de 2012

¡¡¡BOICOT AL FÚTBOL!!! (III)


El poder promueve el fútbol, incluso las personas que tienen el poder lo vitorean con la misma pasión que la del hincha de la calle, o por lo menos con la misma pasión simulada. ¡Qué sintomático! Está claro que el fútbol interesa sobremanera al poder, porque el fútbol sirve al poder. ¿Por qué interesará tanto al poder el fútbol? ¿Pueden responder a esta pregunta los sojuzgados por el poder y a la vez por el fútbol?

¡¡¡BOICOT AL FÚTBOL!!! (II)


¡¡¡Exijamos para los futbolistas los sueldos de los mileuristas que están siendo víctimas de los recortes injustos!!! Me preguntarán ustedes... ¿pero cómo se puede exigir eso? Sencillo, no yendo al fútbol ni viendo el fútbol por televisión. ¡¡¡Boicot al fútbol!!!

¡¡¡BOICOT AL FÚTBOL!!! (I)



Para los futbolistas, las primas... y para los "primos" que los encumbran y los vitorean por sus pretendidas "hazañas"... nada, nada y nada de nada, salvo las primas de riesgo. ¡Serán primos los primos!

27 DE MARZO DE 2012



    TENEMOS PARA RATO


**************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************
En mis repasos sobre lo que he dado a conocer de mi creación en el blog, que ya sabéis viene siendo mi costumbre de un tiempo a esta parte lo de revisar y recuperar, toco hoy no un tema únicamente, sino una recopilación de entradas -antiguas ya- que consisten en artículos míos que ya se publicaron en la prensa mucho antes de que tuviera este rincón en internet. Os recomiendo que los leáis y opinéis. Os doy unas indicaciones o pistas generales sobre la temática de cada uno de los artículos, cuando el título no lo explicita lo suficiente, para que leáis el de vuestra preferencia. Si leéis más de uno, tanto mejor.
Hablo sobre los libros en La gran evasión. Me sitúo contra el poder, en A los que mandan. Arremeto contra los honores inmerecidos en Los papeles del mono. Reflexiono sobre el valor de la inteligencia y su relativa acogida en la sociedad en Will Hunting. Me burlo de los seres engreídos por causa de su escalafón profesional en Rangos. Sobre la consabida fidelidad de los animales que nos acompañan, escribí Hasta su vuelta. Esbozo unos apuntes sobre la vida de los opositores en We all live in a yellow... Trato de pintar un retrato de la gente callejera en De paso por el laberinto. Y, por fin, en Muerte de un hombre, apenas si menciono el nombre del escritor famoso que falleció y originó el artículo.Un post con el que tenemos para rato. Un post con nueve posts.

CONTRAPOETICAM ESTADÍSTICAMENTE HABLANDO

    Entradas y Comentarios


TINIEBLAS
*********************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************
Ya está oscuro...
puedes pasar.

Pero antes de decir nada
o de comentar nada,
es mejor que pinches
en el ojo que te observa.

Image Hosted by ImageShack.us

ÚLTIMAS CONTRAENTRADAS

    Ocultar/Mostrar


    Acude como huésped a mi blog de Drácula, donde podrás ver mi diorama, hecho fundamentalmente con cartón...Haz click en las letras en llamas para internarte en mi Transilvania particular.Dracula de Omaha Beach Boy
    No entres en mi blog de Drácula si te asustan las sombras... Dracula de Omaha Beach Boy

"Los círculos literarios se han estado cargando la poesía desde el principio de los tiempos. Un círculo literario no es más que una agrupación de gente mediocre que sólo cree que se engrandece con la asociación con otros mediocres."

(Fermín Gámez)

"Mucho más importante que la poesía es la honestidad con uno mismo. Hay muchos que han llegado donde están a través de la adulación a otros y de usar ardides que no son dignos de mencionar en un blog como éste.

El resultado de no ser honesto con uno mismo no es una obra poética digna. Publicar como resultado de la adulación a otros no puede ser nunca fruto del arte, sino de la artimaña.

Y al final, la adulación desaparece. Y la obra del memo que creyó en la adulación como camino para llegar a la cumbre, desaparece en el merecido limo del olvido."

(Fermín Gámez)


    LO QUE EL PERRO LE DIJO AL POETA Y LO QUE EL POETA LE DIJO AL PERRO

ACABABA DE EMPEZAR UN BLOG...

"Acababa de empezar un blog. Pero no pudo escribir ni una sola línea. Así que dejó la primera entrada en blanco y no siguió con el blog. ¡Albricias! ¡Entendió, pues, que con ello había aportado más a la comunidad que con infinidad de entradas chorras! A las personas que comprenden el infinito valor del silencio habría que erigirles un monumento."

(Fermín Gámez)
Para realizar un comentario, entra en este enlace.

ENIGMA CANINO

Enigma canino es un texto escrito por Fermín Gámez. ********
Nunca sabremos por qué
está el perro ahí.
********
Justo en el medio,
entre una colilla y una hoja caída.
********
Ni siquiera mira
a quien lo fotografía.
********
Propietario silencioso
de su huequecito en la acera.
********
(Fermín Gámez)

¿TOMAN USTEDES PRECAUCIONES A LA HORA DE ESCRIBIR?


      Yo sí. Sobre todo procuro -antes que nada- que el lápiz tenga la suficiente fuerza para transmitir algo al papel. Los lápices demasiado flácidos no lo consiguen. Mucho se ha escrito por los psicólogos respecto de la impotencia de los lapiceros. De hecho, son los lápices demasiado blandos los máximos exponentes de lo que se elabora y cuece en los círculos literarios. Si el papel se encuentra en época de ovulación, es necesario usar un buen
    guante-preservativo, para que la poesía no se quede preñada en un mal momento. Abogo por una reflexiva planificación poética.


HAZ CLICK AQUÍ SI DESEAS REALIZAR ALGÚN COMENTARIO. diferentes maneras de ver lo contrapoético.

NUBE BORRASCOSA DE TAGS

BÁRTULOS NECESARIOS PARA LEER HISTORIAS DE FANTASMAS


      Si habéis leído alguna vez un cuento de fantasmas a la luz de un flexo, a la luz de la lámpara del salón o en el entorno de una luz fluorescente, no sabéis lo que os perdéis. Estáis contraviniendo todas las virtudes del género con una asepsia propia de nuestros tiempos pero contraria a la materia -o mejor dicho, al ectoplasma- que nos ocupa. Cuando yo quiero leer a M. R. James o a Edith Wharton o a Henry James, me voy al sótano (algo raro porque vivo en una comunidad de vecinos, en un piso como otro cualquiera) Pero me voy al sótano, quiero decir. Me llevo mi velita y mi calavera, las mismas que veis en la foto, porque la foto la he realizado yo con todos esos objetos que son míos -como siempre sucede en mi blog- y por supuesto mis viejos libros de fantasmas, libros agotados por el paso de los años, libros envejecidos como el aliento tenebroso de los muertos. Tengo que rodearme de oscuridad y sólo disponer de la suficiente luz, parpadeante luz de la vela, para adentrarme por los recovecos de la historia. Sólo así vienen los fantasmas que quiero. Los fantasmas que logran decirme algo. Yo les ofrezco algo de mi pavor, y ellos a cambio me revelan pequeños retazos de la eternidad.

16 de marzo de 2012

¿VAS A DESAPROVECHAR LA OCASIÓN DE NO TENER UN BLOG?


**************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************
    ¿Vas a desaprovechar la ocasión de NO tener un blog? Porque es una ocasión única de verdad en nuestro mundo. Una oportunidad que no se puede dejar pasar así como así. Casi hay tantos blogs ya como gente que respira. Es de lo más común. Hasta vulgar, como conducir un coche o tomarse un café. No es "in" tener un blog, ni chachi, ni mola. No te otorga la más mínima "categoría". No se puede uno dar ya pote de tenerlo. Hoy lo difícil es no llevar un blog. Lo difícil es desembarazarse del absurdo de tener un blog. No creo que me equivoque si digo que el arte está más cerca de no tener un blog que de tenerlo. Carecer de blog lo aleja a uno de la mediocridad más absoluta. En cambio, tener un blog hoy día es como no haberse caído del guindo todavía. Y el caso es que aún estás a tiempo. Puedes dejar de escribir en él, cerrarlo, incluso borrarlo y de ese modo habrás creado tu mayor obra de arte, la hazaña que de verdad te distinguirá de la masa. ¿Qué? ¿No te resulta tentador salirte de la tangente, desobedecer los dictados de las modas? ¿No es mejor una única victoria del silencio que millones de escaramuzas del ruido?


    (Fermín Gámez)



14 de octubre de 2011

LAS TELENOVELAS Y LA "POESÍA"

¿Han visto ustedes alguna vez una telenovela hispanoamericana? (Pregunta retórica, que conste) Es algo que excede mi capacidad de aguante, y esto no tiene nada de retórico. No las soporto en ningún sentido. De todos modos, el otro día, viendo por casualidad o por desgracia la cabecera de una de ellas, me pareció darme de bruces con la misma estética de los malos blogs de poesía que emponzoñan de mal gusto internet. ¡Era el mismo estilo!. ¡Las mismas supuestas concepciones del amor!. Desde el insoportable color rosa a los sentimientos que se supone que estos culebrones quieren desarrollar y exponer. Patético. Más que patético.

HAZ CLICK AQUÍ SI DESEAS REALIZAR ALGÚN COMENTARIO. diferentes maneras de ver lo contrapoético.

LA PATALETA DE MI AMIGA

26 de agosto de 2011

LA PATALETA DE MI AMIGA

Una vez, hace mucho tiempo, tuve una amiga. En la época de mi bachillerato. Era una buena amiga, o al menos así lo creía yo. En nuestras conversaciones me comentó que escribía poesía. Me interesé por sus escritos. Dada la personalidad de mi amiga y su madurez en muchos aspectos de la vida -de hecho era unos años mayor que yo- me imaginé que me encontraría con creaciones de algún modo dignas de tener en cuenta. No fue así. Me decepcionó lo que leí de ella. Y mi error fue decírselo, aunque fuera a su requerimiento. Con todo tacto le hice un comentario en el sentido de que lo que estaba escribiendo respondía más a tópicos, con frases trilladas, que a un buen poema. Y añadí que podía mejorar mucho si se empeñaba en ello. Mi intención fue en todo momento ayudarle, porque creo que ella lo merecía. Al principio no pareció afectarle. De hecho, incluso me dio la sensación de que encajó la crítica de buen grado. Pero días más tarde, llegó mi amiga a mi casa con su madre. Su madre me pedía explicaciones acerca de lo que yo le había dicho a su hija para ponerla como la puse. Sí, tal como lo estoy escribiendo sucedió. Ya lo de la madre se me antojaba muy fuerte. Así que fui intentando deshacer como pude -sin tener ninguna necesidad de ello- lo que aquellas dos consideraban una especie de agravio. Lo sentí mucho por ella. Porque era una persona llena de capacidad para escribir, no específicamente en el terreno de los sentimientos, que como digo responden siempre a otra cosa que no es en realidad poesía, sino en el de las palabras y en su uso. Tenía muchas posibilidades de decir algo llegado el caso. Hace años que no sé de ella, es obvio. Seguramente hoy tendrá un blog con un pseudónimo y publicará cosas ahí. Cosas como las que me dio a leer. Internet, ya lo he dicho antes, permite este tipo de cosas.
Aquel episodio me hizo comprender, ya desde mis tiempos de bachillerato, que con pataletas nunca se suele escribir nada bueno en literatura. Y que las pataletas son eso, simples pataletas. Propias de los pequeños, de los que no tienen madurez. Si no se dejan atrás ese tipo de arrebatos provocados por el orgullo y la autoestima mal entendidos, no se puede llegar al estado de reflexión que todo intento de escribir poesía exige.
Desde entonces no he vuelto a decirle a nadie, con nombre y apellidos, nada acerca de su obra, si tal obra me parecía poco interesante o pobre. Lo he hecho generalizando. Quizá porque así nadie se da por aludido en especial y porque dichos sujetos de tal manera pueden extraer enseñanzas de una mala crítica que no se dirige o focaliza sobre un individuo en concreto.
Los que sufren pataletas, en el fondo, se señalan a sí mismos. Se ridiculizan a sí mismos. Ellos mismos se ponen en evidencia y se definen claramente con sus exabruptos. ¿No creen ustedes que las pataletas y los berrinches son más propios de la ignorancia que de eso que se suele llamar el sentido común? Yo creo que sí.



HAZ CLICK AQUÍ SI DESEAS REALIZAR ALGÚN COMENTARIO. diferentes maneras de ver lo contrapoético.

ENLACE